Blog

Fortalecer la Prestación de Servicios de Salud

12 agosto, 2014 Editorial, Opinión 0 Comments

Por Luis Alberto Galvis Galeano

El vivir en sociedad requiere el establecimiento de mecanismos para que ésta se dé adecuadamente, por lo que se necesita encontrar y poner en ejecución las mejores formas de convivencia, donde lo deseable es que los grupos de interés tengan forma de expresarse y participar, lo que ha conllevado, por razones prácticas, en el caso de la participación política, a la representatividad de la mayoría por unos cuantos, que reunidos en lo que en forma genérica conocemos como corporaciones públicas y/o administrativas, toman las decisiones en nombre de todos.

Deseamos la participación, con grupos de interés informados, que decidan y actúen sobre lo que conocen, lo cual requiere que se establezcan mecanismos para que éstos estén debidamente informados y puedan actuar con criterio. Lo anterior exige comunicación fluida entre los grupos de interés, sus representantes y quienes ejercen la Función Administrativa, con el fin de que estos canalicen su sentir y se puedan establecer las mejores formas de convivencia para el bienestar general. Esto hace de la participación, en todas sus manifestaciones, un instrumento vital para la innovación social y las transformaciones que devuelvan la confianza en lo público.

Como se establece en la Constitución Política de 1991, en su artículo 2, de los fines esenciales del Estado, en cabeza de los mandatarios regionales y locales, está el promover el desarrollo y propiciar la participación en los asuntos públicos; por lo cual su principal responsabilidad es la de ser gestores y promotores del desarrollo, a partir de promover la concertación con la sociedad organizada y sus comunidades, lo cual requiere hacer público lo público y propiciar los mecanismos que permitan que los diferentes actores sociales aporten a la innovación social.

Ciencia, tecnología e innovación:

Existe una relación directa entre el grado de desarrollo de un país y su capacidad de investigación científica, tecnológica y de innovación. Estas capacidades se evidencian en el mercado a través de productos, procesos y servicios de alto valor agregado tecnológico. En consecuencia, los países se orientan cada vez más hacia la promoción de la ciencia, la tecnología y la innovación como palancas para alcanzar objetivos de desarrollo económico, tecnológico y social.

“La ciencia, la tecnología y la innovación son factores sine qua non de la competitividad, razón por la cual deben considerarse en un contexto sistémico dentro de los llamados “sistemas de innovación”. Para ello, se parte de la capacidad nacional de innovación, definida como el potencial de la economía para producir una corriente de innovaciones en el campo comercial con impacto social. Esto implica tener presente que la innovación representa un grupo de ideas creativas que generan valor, pero también beneficios sociales.” 1

Aportar al mejoramiento de la productividad de las organizaciones, tanto públicas como privadas, evitar sanciones y mala calidad en el servicio, particularmente en el caso de las públicas, y cerrar las brechas tecnológicas deben ser el foco de nuestros propósitos, lo cual requiere adentrarnos en los conceptos y procesos de la ciencia, la tecnología y la innovación.

Productividad, buen servicio y TIC’s:

La prestación de un mejor servicio por parte del Estado requiere el mejoramiento de la productividad de sus servidores y la posibilidad de que los grupos de interés puedan obtener de manera rápida y oportuna acceso a éstos.

A medida que se incorporan los avances tecnológicos en el Estado, “gobierno en línea”, o tal vez más amplio, “Gobierno Electrónico”, de la mano de los lineamientos en materia de mecanismos Antitrámites, se mejora la productividad y se avanza en la prestación de los servicios.

Las nuevas tecnologías permiten que la información pueda ser más accesible, dando nuevas posibilidades para mejorar los procesos y por ende la prestación de los servicios. La proliferación de contenidos, ha incentivado la creación de herramientas dirigidas a crear, filtrar y organizar la información requerida en las organizaciones, de manera que se facilite su búsqueda y aplicación. Esto ha posibilitado, entre otros, el desarrollo de herramientas que permiten recoger los contenidos de las organizaciones, en particular los de carácter normativo, hacerles su trazabilidad, de manera que pueda ser posible seguirles la huella, facilitando la tarea.

Las TIC’s se han convertido en un eje fundamental del desarrollo humano por facilitar la comunicación entre las personas, y en el caso de la productividad y la participación, por mejorar el rendimiento del trabajo y facilitar la forma en que se puede interactuar y participar en el rol social. Además de permitir automatizar procesos, organizar información, permitiendo que los seres humanos tengan una vida más fácil en estos aspectos y puedan tener más tiempo para lo esencial, la interacción con el otro y la prestación de un mejor servicio.

Las TIC’s posibilitan, por ejemplo, la interacción entre los miembros de las corporaciones públicas (y administrativas), los consejos directivos, los consejos de administración, las juntas directivas y los ciudadanos, generando posibilidades de construir colectivamente, propiciando el desarrollo y fortaleciendo la democracia.

Las TIC’s en la salud:

En el caso de la salud, ésta podría ser apoyada, entre otras, con:

  1. Mecanismos de participación, mediante los cuales los grupos de interés, verbigracia, desde que se inicia la discusión de un asunto, hasta que se concrete en norma, puedan conocer y acceder a la discusión que se generen de éstos;
  2. Digitalización y trazabilidad de la norma, mediante la cual se garantice, que cuando se realice una modificación a un asunto tratado, la ESE y sus grupos de interés puedan establecer con claridad qué se modificó, porqué y como quedó el texto final, de manera que se pueda establecer de forma clara lo actuado, donde sea visible tanto el texto vigente como el que fue reemplazado, y;
  3. Conocer los lineamientos legales y desarrollos técnicos que rigen su actuar y los asuntos a tratar, que le permitan ejecutar y tomar decisiones en concordancia con la Constitución, las leyes y decretos nacionales, las ordenanzas y decretos departamentales, la normatividad local e institucional.

El Servicio de Salud:

La salud, como componente social de primerísimo orden, requiere que sus actores conozcan, participen, discutan y divulguen las políticas y acciones alrededor de la misma, que los conviertan en actores activos en los procesos de innovación social.

Entendiendo que uno de los fines del Estado es servir a la comunidad, debemos tener en cuenta entonces que la salud es un servicio público esencial, por lo que debe ser garantizado por el Estado, ya que es absolutamente necesario para que la comunidad pueda tener una vida digna.

Teniendo en cuenta los artículos 48 y 49 de la Constitución Política tenemos que las características del servicio de salud son las siguientes:

  1. Está constituída como un servicio público obligatorio.
  2. El Estado tiene a su cargo la dirección, coordinación y control del servicio.
  3. Debe cumplirse bajo unos parámetros conocidos como principios, necesarios para el buen funcionamiento del servicio, como son: eficiencia, universalidad y solidaridad.
  4. Está constituída como un derecho irrenunciable para todos y cada uno de los habitantes del país, por lo que se debe garantizar el acceso a éste.
  5. La cobertura del servicio de salud será ampliada progresivamente por parte del Estado teniendo en cuenta la participación de los particulares.
  6. Es un servicio que a pesar de estar en cabeza del Estado, por considerarse un servicio público esencial, no sólo es prestado por entidades públicas, sino que se le da la posibilidad a entidades privadas, con el objetivo de que absolutamente toda la población tenga acceso al servicio. De igual forma el Estado debe realizar la vigilancia y control tanto de las entidades públicas como privadas.
  7. Requiere especial protección de los recursos destinados para el aseguramiento del servicio, de ahí que no se puedan destinar para fines diferentes a éste. De igual forma se deben establecer los medios necesarios para mantener el poder adquisitivo constante de los recursos destinados para éste.
  8. La Nación, las entidades territoriales y los particulares deben realizar aportes, para lo cual el Estado establece las condiciones para su concurrencia.
  9. El Estado debe garantizar a todos los habitantes el acceso a los servicios de promoción, protección y recuperación de la salud.
  10. El Estado debe organizar, dirigir y reglamentar la prestación de servicios de salud y saneamiento ambiental, conforme a los principios de eficiencia, universalidad y solidaridad.
  11. En concordancia con el parágrafo 3, del artículo 49 de la Constitución Política, la organización de los servicios se hará de forma descentralizada, por niveles de atención y con participación de la comunidad.
  12. La atención básica en salud para todos los habitantes será gratuita y obligatoria de acuerdo con los términos señalados por la ley.
  13. La Constitución le impuso el deber a todos los ciudadanos de procurar por el cuidado integral tanto de su salud como la de su comunidad, lo que convierte al servicio de salud en derecho y deber al mismo tiempo.
  14. Las personas que se encargan de la prestación del servicio de salud, como servicio esencial, están en la obligación de trabajar con el máximo cuidado, en pro de proteger la vida.

1. Fuente: Plan de ciencia, tecnología e innovación de Medellín – 2010. Pág. 9.



Back to blog list


About the Author


Join Discussion